prestamos rapidos

Los préstamos rápidos

Los préstamos rápidos son una excelente opción para quienes necesitan dinero de forma instantánea. Con estos montos de dinero se busca cubrir gastos inesperados. Generalmente, se trata de emergencias médicas, o que se relacionan con el hogar y la familia. Esta es la alternativa a la que muchos recurren debido a su amplia lista de ventajas. 

Estas ofertas poseen la particularidad de que son pocos los requisitos que se exigen. Además, se hacen desde la comodidad del hogar por vía online. También la respuesta a estas solicitudes se hace de forma casi inmediata. Prácticamente todo el proceso es fácil y rápido, destacando que hay una menor cantidad de papeleo para entregar. 

Por otra parte, también se caracterizan por tener plazos cortos de amortización. Sin embargo, se debe prestar atención a requisitos asociados a las comisiones e intereses adicionales. Estos importes se suman a la cantidad de dinero que se debe pagar dentro del periodo de tiempo establecido. 

Las ventajas de los préstamos rápidos 

La mayor ventaja de este tipo de préstamos es la agilidad con la que se maneja todo el proceso. Es decir, desde el momento en que se hace la solicitud hasta el momento de la concesión apenas transcurren algunas horas. Es por ello que estos préstamos personales rápidos resultan ser la mejor opción para atender emergencias económicas. 

Los solicitantes tampoco deben entregar una gran cantidad de documentación de la entidad que realiza el préstamo. Solamente se exige que el cliente proporcione los principales datos personales. Esto incluye información asociada al nombre, el DNI, número de teléfono y datos sobre la cuenta bancaria en donde se va acreditar el dinero. Pero también hay algunas excepciones, ya que podría darse el caso de que el solicitante deba proporcionar otros documentos. 

Incluso hay instituciones que ofrecen este servicio a personas que están incluidas en el Asnef. Si el cliente forma parte de la base de datos puede optar por el préstamo siempre y cuando cumpla con una serie de requisitos. En estos casos en particular es probable que el monto del préstamo se limite a cierta cantidad. 

También existen otras facilidades asociadas a los plazos. Hay prestamistas que permiten la prórroga de los plazos, pero se exigen cambios en las comisiones y el cobro de algunos recargos. Asimismo, no debemos olvidar los intereses que conlleva este tipo de solicitudes. 

¿Cómo pedir créditos rápidos y fáciles?

Antes de tomar una decisión definitiva es importante comparar las diferentes ofertas de  préstamos rápidos. Por ello, en Préstamos fiables nos encargamos de ayudar en el proceso de búsqueda, mostrando las opciones más confiables. Podrás comparar y elegir los que más te convienen. 

Actualmente es amplia la lista de proveedores de este servicio, cuyas ofertas poseen características distintas. Lo importante es evaluar cuál de ellas se ajusta a nuestras necesidades. En cada caso se exigen condiciones que pueden no ser rentables o cómodas para el solicitante. 

Es muy importante analizar la TAE de la oferta de préstamo. Es determinante para saber si el coste total del producto incluye una serie de recargos e intereses que podemos asumir. Recordemos que son varios los tipos de interés que se aplican en estos casos, además de las cuotas y comisiones. Toda esta información es relevante para saber con precisión cuál es el total a pagar al final. 

Todo el proceso se hace por internet a través de la plataforma oficial del prestamista. Generalmente se solicita llenar un formulario en donde incluimos datos personales. De esta manera iniciamos con el proceso de solicitud, por el cual debemos esperar una respuesta. Lo más usual es que la respuesta sea positiva y que todo el proceso se realice en apenas unas horas. Esto es siempre y cuando se cumpla con todos los requisitos. 

La acreditación del monto solicitado se hace en apenas horas o en pocos días. Los datos de la cuenta bancaria deben también incluirse en el formulario. Estos son los beneficios de los préstamos rápidos, los cuales son de mucha utilidad para solventar problemas económicos en el momento puntual.