Formas de financiamiento fuera de lo convencional para comenzar tu negocio

A la hora de comenzar cualquier emprendimiento, hay dos momentos clave: el momento en el que eliges con quién hacer una sociedad, y el momento en el que eliges el tipo de financiamiento para comenzar o impulsar tu negocio.

A pesar de que en algunos proyectos no necesitarás inyectar capital externo, la mayoría de los casos de éxito emprendedor vienen condicionados con este apalancamiento. Primero porque te permite conseguir objetivos más grandes en menor tiempo, y segundo porque le das un aspecto más corporativo a tu emprendimiento, dejando de ser un trabajador a tiempo completo para convertirte en el líder de un nuevo negocio.

Entre tanto, conviene aclarar algunas formas de financiamiento que te pueden servir, pero que no son consideradas como las primeras opciones.

Crowdfunding

También lo podemos encontrar como financiamiento colectivo. Si bien en Hispanoamérica esta cultura no está muy extendida, en los países de habla inglesa ya se ha implementado con mucho éxito. El método es sencillo, y consiste en presentar el proyecto ante plataformas de crowdfunding, y los usuarios de esta plataforma van haciendo aportes de acuerdo a su confianza en el proyecto.

Así, hay plataformas que logran recaudar, de euro en euro, para financiar proyectos gigantescos y costosos.

Por tanto, si tienes la certeza de que tu proyecto es viable e innovador, ¿por qué no acudir al financiamiento colectivo?

Financiamiento bancario

Normalmente, creemos que todas las puertas de los bancos están cerradas al público, desde la perspectiva de la otorgación de créditos. No obstante, nada está más lejos de ser real.

Los bancos sí aprueban créditos, pero no a todas las personas ni a todas las ideas.

Y, precisamente, una de las causas de que los bancos tengan tantas restricciones actualmente es que, en la mayoría de las ocasiones, las personas solicitaban créditos al consumo (dinero para gastar), pero sólo una minoría se ocupaba de presentar un proyecto al banco y solicitar créditos para inversión (dinero para producir dinero).

Si tu idea es buena, y si puedes pagar las cuotas sin despeinarte, un financiamiento bancario puede ser lo único que necesites.

¿Y si no necesitas el financiamiento?

Conseguir el éxito en el emprendimiento depende de muchos factores. Pero, para llevarlo al punto elemental, depende de sólo 3 factores: dinero, tiempo y energía.

Sin embargo, la ausencia de dinero puede ser suplida por más tiempo (disponibilidad) y energía (capacidad). Si tienes la capacidad y la disponibilidad para trabajar, podrás hacer por cuenta propia lo que te proponías hacer con dinero.

Claro, es temporal. En algún momento tendrás que invertir, que financiar. Porque el éxito rara vez se construye a costo cero.